Skip to content

Download E-books Borges PDF

Basada en fuentes ineditas, esta biografia desvela los misterios que aun rodean l. a. vida de Jorge Luis Borges. Borges aparece aqui como un hombre de emociones turbulentas, apasionadamente enamoradao. Williamson descubre los episodios que lo condujeron al borde del suicidio y lo cambiaron como escritor, y analiza sus rules politicas: su radicalismo de juventud, su antifascismo, el apoyo a las juntas militares argentinas y el pacifismo del ultimate de su vida.

Show description

Read or Download Borges PDF

Best Literature books

The English Girl

Daniel Silva offers one other unbelievable mystery starring Gabriel Allon, The English lady. while a gorgeous younger British lady vanishes at the island of Corsica, a major minister’s profession is threatened with destruction. Allon, the wayward son of Israeli intelligence, is thrust right into a online game of shadows the place not anything is what it sort of feels.

The Tower: A Novel (Ruin Trilogy)

Within the Tower, the exciting end to Simon Toyne’s bestselling Sanctus trilogy, an ominous countdown has all started that a few think may be the first signal of an impending worldwide catastrophe. Toyne’s most modern mystery opens on the NASA keep watch over heart in Maryland the place the center’s director has long past lacking and all that may be stumbled on is a strange message on his video display.

Welcome to Braggsville: A Novel

LONGLISTED FOR THE 2015 nationwide booklet AWARDNAMED the best BOOKS OF 2015 by means of THE WASHINGTON POST, TIME, MEN’S magazine, CHICAGO TRIBUNE, KANSAS urban celebrity, BROOKLYN journal, NPR, HUFFINGTON put up, THE day-by-day BEAST, AND BUZZFEEDWINNER OF THE 2015 ERNEST J. GAINES AWARD FOR LITERARY EXCELLENCELONGLISTED FOR THE 2016 ANDREW CARNEGIE MEDAL FOR EXCELLENCE IN FICTIONNATIONAL BESTSELLERFrom the PEN/Faulkner finalist and severely acclaimed writer of carry It ’Til It Hurts comes a dismal and socially provocative Southern-fried comedy approximately 4 UC Berkeley scholars who degree a dramatic protest in the course of a Civil struggle reenactment—a fierce, humorous, tragic paintings from a daring new author.

The Satyricon and The Apocolocyntosis of the Divine Claudius (Penguin Classics)

Maybe the strangest—and such a lot strikingly modern—work to outlive from the traditional global, The Satyricon relates the hilarious mock epic adventures of the impotent Encolpius, and his fight to regain virility. the following Petronius brilliantly brings to lifestyles the courtesans, legacy-hunters, pompous professors and dissolute priestesses of the age - and, specifically, Trimalchio, the archetypal self-made millionaire whose pretentious vulgarity on an insanely grand scale makes him one of many nice comedian characters in literature.

Additional resources for Borges

Show sample text content

Domingo, 2 de agosto. Come en casa Borges. Traducimos cuatro «re­ flexiones» de Kafka y ordenamos los cuentos breves. Me cube, con l. a. boca torcida, de contrariedad, que suele poner para desestimar algo: «No sé por qué los angeles metamorfosis es tan famoso. No parece de Kafka». Me pregunto si quiso decir: «Si les gusta tanto Kafka, ¿por qué les gusta un cuento que no parece de él? ». 1 Lunes, three de agosto. Hablo con los angeles madre de Borges. Éstemañana verá al médico. Estoy bastante preocupado por su salud; deseando verlo sano de nuevo. Miércoles, five de agosto. Compro para Borges una selección de anti­ guos textos budistas y un estudio sobre Saxo Gramático. Come en casa. Agregamos unos cuentitos a los angeles antología; entre otros, una anécdota de Malherbe («Aurea mediocritas»), encontrada en las His¬ toriettes de Tallemant des Réaux. Jueves, thirteen de agosto. Come en casa Borges. Está mejor. Me habla con mucho entusiasmo de Mr. Byculla de Linklater, que me da para que lea. Trato de elogiarle The Catcher within the Rye, pero siento que en l. a. oportuni­ dad mi elogio tiene algo de réplica y estoy vago y sin elocuencia. Sábado, 15 de agosto. Borges oye en el subterráneo a un individuo con ondulaciones, con materias grasas, en el pelo; con bigotes; con pa­ ñuelo al cuello; con voz ronca: «Después vino ese mozo, el arzobispo, ben¬ dició los angeles cosa y nos dijo: "Muchachos (no pronunció los angeles s; los angeles voz es muy grave en esta primera palabra), no se queden aquí, que en toavía van a agarrar un rumatismo" y tenía razón, porque aquello period una h u m e d á viva». Martes, 18 de agosto. Voy a comer a casa de Lucas Ayarragaray: es una casa veneciana, con una inmensa chimenea traída de Italia, de un castillo de los Colonna. Nos sentamos a una mesa angosta y alta; para los 1. «Cuatro reflexiones» (nº 20, 32, forty three y 47), tomadas de Hochzeitsvorbereitungen auf dem Lande und andere Prosa aus dem Nachlass (p. 1953). eighty five 1953 pies hay taburetes; Frías no alcanza al suyo. Con Borges y con Fatone nos entendemos; con los demás, no tanto. Después de comer los angeles conversación se prolonga, notablemente aburrida. El aburrimiento no procede de lo que se cube; está ahí, previo, contemporáneo y posterior. Viernes, 21 de agosto. Después del almuerzo, Emecé. Borges males­ ciona una frase que vio en un libro de Kafka: «Construimos el pozo de Ba­ bel». Le parece mejor que lo de Chesterton, porque es una basic línea. 1 Sábado, 22 de agosto. Come en casa Borges. Preparamos el índice para una segunda serie de los mejores cuentos fantásticos. Leemos cuen­ tos fantásticos franceses: gran bobería. Todo ocurre en una suntuosidad que deslumbra a los autores: hay cigarros, licores, prestigio y perversida­ des infinitas (Villiers, Maupassant, Baudelaire). Leemos páginas de Sade, realmente toscas y tontas. Lunes, 24 de agosto. Compré para Borges (es el día del cumpleaños; desde hace dos años lo olvido) un libro de páginas inéditas de Kafka, en alemán. 2 Miércoles 26 de agosto. Borges me habla de una muchacha, parecida a Emita, pero más importante, evidentemente uruguaya, rica en caderas y otras curvas, muy simpática, que, por quién sabe qué circunstancias, ha llegado a los veintitantos años y a ser bastante culta, sin tener noticia al­ guna sobre l. a. falsedad de los dragones; en efecto, creía que en los angeles Edad Media existían.

Rated 4.07 of 5 – based on 6 votes