Skip to content

Download E-books El Amante de Lady Chatterley PDF

Esta discutida novela fue publicada en 1928; l. a. fuerte corriente relacionada con l. a. energía sexual que recorre casi toda l. a. obra de D. H. Lawrence encuentra una de sus máximas expresiones en EL AMANTE DE woman CHATTERLEY, novela que se vio envuelta en los angeles polémica y el escándalo desde el momento de su aparición. Inválido de guerra, Sir Clifford Chatterley y su esposa Connie llevan una existencia acomodada, aparentemente plácida, rodeada de los placeres burgueses de las reuniones sociales y regida por los correctos términos que deben ser propios de todo buen matrimonio. Connie, sin embargo, no puede evitar sentir un vacío important. Sir Chatterley un aristócrata intelectual, ciertamente engreído, que incita a su esposa a que se busque un amante que pueda satisfacer sus deseos carnales y que a los angeles vez los angeles deje embarazada, de esa forma solucionaría sus problemas (el asunto de l. a. descendencia y el de los apetitos de su esposa). woman Chatterley al principio se siente ofendida y no ve esta opción como algo posible. ¡¡¡Es una novela que despierta el sentido de l. a. sentido e los angeles sensualidad no tela pierdas!!!!

Show description

Read Online or Download El Amante de Lady Chatterley PDF

Similar British Literature books

The Sacred and Profane Love Machine (Penguin Books)

Swinging among his spouse and his mistress within the sacred and profane love computer and among the charms of morality and the excitements of sin, the psychotherapist, Blaise Gavender, occasionally needs he may divide himself in . as an alternative, he we could free distress and confusion and—for the spectators at any rate—a morality play, wealthy in reflections upon the paradoxes of human existence and the character of the conflict among sacred and profane love.

Dr. Jekyll and Mr. Hyde and Other Stories

Robert Louis Stevenson initially wrote "Dr. Jekyll And Mr Hyde" as a "chilling shocker. " He then burned the draft and, upon his wife's recommendation, rewrote it because the darkly complicated story it really is at the present time. Stark, skillfully woven, this interesting novel explores the curious turnings of human personality in the course of the unusual case of Dr.

The Shorter Poems

Whereas The Faerie Queene counts as his masterpiece, it's in his shorter poetry that Edmund Spenser (c. 1552-99) confirmed his superb versatility and ability as eulogist, satirist, pastoral poet and prophet. The Shepheardes Calender marks a turning element in literary historical past, because the nameless writer optimistically asserts his religion within the local vigor of the English language and stakes his declare to be the successor of Virgil and Chaucer.

The Pursuit of the Well-Beloved and the Well-Beloved (Penguin Classics)

In The Pursuit of the Well-Beloved (1892) and The Well-Beloved (1897), Hardy writes diverse models of a wierd tale set within the bizarre panorama of Portland. The critical determine is a guy obsessed either with the quest for his perfect lady and with sculpting the suitable determine of a unadorned Aphrodite.

Additional info for El Amante de Lady Chatterley

Show sample text content

Asideó l. a. silla y los angeles mesa, sacó una manta parda, del ejército, del cajón de las herramientas, y los angeles extendió despacio en el suelo. Connie, en pie, inmóvil, miraba l. a. cara del hombre. El rostro de él estaba pálido, inexpresivo, como el de aquel que se somete al destino. En voz baja, el hombre dijo: —Tiéndase aquí. Después cerró los angeles puerta, con lo que l. a. cabaña quedó a oscuras, totalmente a oscuras. Con extraña obediencia, Connie se tendió sobre los angeles manta. Luego sintió l. a. mano artful, a ciegas, llevada por un deseo incontenible, que tocaba su cuerpo, buscaba su cara. los angeles mano le acarició l. a. cara suavemente, suavemente, con infinita calma y seguridad, y, por fin, Connie sintió el clever contacto de un beso en l. a. mejilla. Yacía muy quieta, como dormida, como en un sueño. Se estremeció al sentir los angeles mano del hombre buscando suavemente a ciegas, con dominada torpeza, entre su ropa. Sin embargo, l. a. mano sabía desnudarla como quería. Deslizó hacia abajo l. a. prenda de delgada seda, despacio, cuidadosamente, sacándola por los pies de Connie. Luego, con un estremecimiento de exquisito placer tocó el cuerpo cálido y clever, y, por un instante, tocó el ombligo de Connie con un beso. Y tuvo que entrar en ella inmediatamente, tuvo que penetrar los angeles paz de l. a. tierra de su cuerpo clever y quieto. El momento de penetrar en el cuerpo de una mujer period para él el momento de paz más pura. Connie yacía quieta, como dormida, siempre como dormida. los angeles actividad, el orgasmo fue de él, íntegramente de él. Ella ya no podía ejercer sus energías. Incluso los angeles firmeza de los brazos del hombre alrededor de su cuerpo, incluso el intenso movimiento del cuerpo del hombre, incluso el salto de l. a. semilla del hombre en el inside de su cuerpo, ocurrieron para Connie como si estuviera dormida, sumida en un sueño del que no comenzó a despertar hasta el momento en que él, agotado, yacía jadeando suavemente sobre su pecho. Entonces Connie se preguntó confusa �por qué? �Por qué period aquello necesario? �Por qué aquello los angeles había liberado de una gran nube que se cernía sobre ella, dándole los angeles paz? �Era genuine? �Realmente genuine? Su mente atormentada, de mujer moderna, no había alcanzado todavía el reposo. �Era genuine? Y Connie sabía que, cuando se entregaba al hombre, period genuine. Pero si se reservaba para sí, no period nada. Se sentía vieja, como si tuviera millones de años. Por fin había llegado el momento en que ya no podía soportar más l. a. carga de sí misma. period preciso que l. a. poseyeran, tomándola. Que l. a. poseyeran, tomándola. El hombre yacía en misteriosa quietud. �Qué sentía? �Qué pensaba? Connie lo ignoraba. Para ella aquel hombre period un extraño, no lo conocía. A Connie no le quedaba más remedio que esperar, ya que el hombre no osaba romper su misteriosa quietud. Él yacía allí, con los brazos alrededor de su cuerpo, con su cuerpo sobre el suyo, el cuerpo húmedo en contacto con el suyo, tan cerca. Un cuerpo totalmente desconocido. Aunque no inquietante. Incluso su quietud causaba sensación de paz. Connie se dio cuenta de ello cuando, al fin, el hombre se asideó de ella y se levantó.

Rated 4.85 of 5 – based on 41 votes