Skip to content

Download E-books Grandeza y decadencia de César Birotteau, Perfumista - La Casa Nucingen PDF

By Honoré de Balzac

Grandeza y decadencia de César Biroteau, perfumista (1837) es una de las novelas más emblemáticas de los angeles comedia humana. En ella quiso Balzac elevar a rango de héroe novelesco al propietario de una perfumería, al que los honores que recibe tras una vida de «probidad comercial» empujan al deseo de hacerse «un lugar en l. a. sociedad elegante» y de aumentar su fortuna mediante una operación de «comercio abstracto», es decir, una de las que permiten llevarse «lo más sustancioso de las ganancias antes de que haya ganancias». Se embarca, en fin, en una especulación de terrenos... sin percatarse de que detrás de ella acecha los angeles venganza de un antiguo empleado suyo, ahora banquero y arribista sin escrúpulos.

Balzac decía que César Birotteau period «la cara de una medalla que circulará por todas las categorías sociales. l. a. cruz es l. a. Casa Nucingen. Son historias que nacieron gemelas». En este volumen se incluye, pues, también los angeles Casa de Nucingen (1837), una excepcional nouvelle sobre el origen de las grandes fortunas financieras y «ciertamente –como ha señalado los angeles crítica- el texto más venenoso de los angeles comedia humana». Juntas, componen un fresco del poder económico en el París de los angeles Restauración tan minucioso y representativo que, casi dos siglos después, ilustra asombrosamente los mecanismos de nuestras propias sociedades capitalistas.

Honoré de Balzac nació en 1799 en excursions, donde su padre period jefe de suministros de l. a. división militar. l. a. familia se trasladó a París en 1814. Allí el joven Balzac estudió Derecho, fue pasante de abogado, trabajó en una notaría y empezó a escribir. Fue editor, impresor y propietario de una fundición tipográfica, pero todos estos negocios fracasaron, acarreándole deudas de las que no se vería libre en toda l. a. vida.
En 1830 publica seis relatos bajo el título común de Escenas de los angeles vida privada, y en 1831 aparecen otros trece bajo el de Novelas y cuentos filosóficos: en estos volúmenes se encuentra el germen de los angeles comedia humana, ese vasto «conjunto orgánico» de ochenta y cinco novelas sobre l. a. Francia de l. a. primera mitad del siglo XIX, cuyo nacimiento oficial no se produciría hasta 1841, a raíz de un contrato con un grupo de editores.
De este célebre ciclo son magníficos ejem-plos El pobre Goriot (1835), los angeles muchacha de los ojos de oro (1835), Grandeza y decadencia de César Birotteu, perfumista (1837), l. a. Casa Nucingen (1837) y l. a. prima Bette (1846).
Balzac, autor de una de las obras más influyentes de los angeles literatura common, murió en París en 1850.

Show description

Read Online or Download Grandeza y decadencia de César Birotteau, Perfumista - La Casa Nucingen PDF

Similar Literary Classics books

Big Sur

"Each publication via Jack Kerouac is exclusive, a telepathic diamond. With prose set in the course of his brain, he finds attention itself in all its syntatic elaboration, detailing the luminous vacancy of his personal paranoiac confusion. Such wealthy typical writing is nonpareil in later part XX century, a synthesis of Proust, Céline, Thomas Wolfe, Hemingway, Genet, Thelonius Monk, Basho, Charlie Parker, and Kerouac's personal athletic sacred perception.

The Princess Casamassima (Classics S)

Henry James conceived the nature of Hyacinth Robinson—his 'little presumptuous adventurer together with his mixture of intrinsic fineness and fortuitous adversity'—while jogging the streets of London. stated in poverty, Hyacinth has however built aesthetic tastes that heighten his understanding of the sordid distress round him.

He Knew He Was Right (Penguin Classics)

The valuable topic of the unconventional is the sexual jealousy of Louis Trevelyan who unjustly accuses his spouse Emily of a liaison with a pal of her father's. As his suspicion deepens into insanity, Trollope offers us a profound mental research during which Louis' obsessive delirium is similar to the tormented determine of Othello, tragically improper by way of self-deception.

Villette (Penguin Classics)

"I am simply simply back to a feeling of genuine ask yourself approximately me, for i've been reading Villette. .. " —George EliotWith neither buddies nor kinfolk, Lucy Snowe units sail from England to discover employment in a women’ boarding college within the small city of Villette. There she struggles to preserve her self-possession within the face of unruly scholars, an at first suspicious headmaster, and her personal advanced emotions, first for the school’s English health care professional after which for the dictatorial professor, Paul Emmanuel.

Additional resources for Grandeza y decadencia de César Birotteau, Perfumista - La Casa Nucingen

Show sample text content

Un mes! César cayó en un amodorramiento del que nadie rationaleó sacarlo. Aquella suerte de catalepsia al revés, durante l. a. que el cuerpo vivía y sufría mientras las funciones de l. a. inteligencia estaban en suspenso, aquel respiro que el azar les concedía, Constance, Césarine, Pillerault y Derville lo consideraron, y con razón, un desire divino. Birotteau pudo así soportar las dolorosas emociones de los angeles noche. Estaba en una poltrona junto a l. a. chimenea; del otro lado estaba su mujer, que lo miraba atentamente con una dulce sonrisa en los labios, una de esas sonrisas que demuestran que las mujeres se hallan más cerca que los hombres de los angeles forma de ser de los ángeles, porque saben mezclar una ternura infinita con los angeles compasión más absoluta, lo cual es un secreto que sólo pertenece a los ángeles que se vislumbran en algunos sueños que l. a. providencia esparce muy de vez en cuando por l. a. vida humana. Césarine, sentada en un taburete bajo, se hallaba a los pies de su madre y rozaba a veces con el pelo las manos de su padre al hacerle una caricia con l. a. que intentaba transmitir esos pensamientos que en quandary como aquélla resultan importunos para dichos. Sentado en su sillón igual que el canciller De L’Hospital en el suyo en el peristilo de los angeles Cámara de Diputados, Pillerault, aquel filósofo dispuesto a todo, dejaba que se le trasluciera en el rostro esa misma inteligencia que llevan grabada en los angeles frente las esfinges egipcias y conversaba en voz baja con Derville. Constance había querido consultar al procurador, de cuya discreción no podía dudarse. Como tenía el estado de cuentas en los angeles cabeza, le expuso por lo bajo los angeles situación a Derville. Tras conferenciar durante una hora más o menos ante los ojos del aturdido perfumista, el procurador movió los angeles cabeza mirando a Birotteau. –Señora –dijo con los angeles espantosa sangre fría de los hombres de negocios–, hay que declarar l. a. quiebra. Incluso suponiendo que, recurriendo a algún artificio, consiguieran pagar mañana, tendrán que liquidar al menos trescientos mil francos antes de poder pedir un préstamo sobre l. a. totalidad de los terrenos. Frente a un pasivo de quinientos mil francos, cuentan ustedes con un activo massive y muy productivo, pero que no se puede realizar, y sucumbirán a plazo fijo. Opino que vale más tirarse por los angeles ventana que rodar por las escaleras. –Yo también lo opino, hijita –dijo Pillerault. los angeles mujer de César y Pillerault acompañaron hasta los angeles puerta a Derville. –Pobre padre mío –dijo Césarine, que se levantó despacio para darle a César un beso en los angeles frente–. ¿Anselme no ha podido hacer nada? –preguntó cuando regresaron su madre y su tío. –¡Ingrato! –exclamó César, a quien esa palabra hirió en el único lugar vivo del recuerdo, igual que l. a. tecla de un piano cuyo martillo golpea l. a. cuerda. Desde el momento en que le arrojó César esa palabra como un anatema, Popinot no había tenido ni un momento de sueño ni un instante de tranquilidad. El desdichado joven maldecía a su tío y fue a verlo. Para conseguir l. a. capitulación de aquella veterana experiencia jurídica, desplegó los angeles elocuencia del amor, con l. a. esperanza de seducir al hombre sobre quien las palabras humanas resbalan como el agua sobre un hule: un juez.

Rated 4.47 of 5 – based on 16 votes