Skip to content

Download E-books La expedición de Humphrey Clinker (Penguin Clásicos) PDF

By Tobias Smollett

Los mejores libros jamás escritos.

«De todas las virtudes humanas, los angeles vanidad es los angeles que más nubla el entendimiento.»

Matthew Bramble, misántropo enfermo de gota, viaja por Gran Bretaña en compañía de sus sobrinos, su hermana solterona y Humphry Clinker, su fiel criado. Bramble ve el mundo como un lugar lleno de ruido y degeneración, poblado por borrachos, vagos y delincuentes. l. a. expedición de Humphry Clinker, construida a través de las cartas a seis personajes distintos, constituye una visión divertidísima y grotesca del reinado de Jorge III, el rey loco, además de una maravillosa lección narrativa.

A caballo entre los angeles novela picaresca, el bildungsroman y el libro de viajes, La expedición de Humphry Clinker es l. a. culminación y casi el testamento literario de Smollett, pues fue publicada en el año de su muerte. De l. a. importancia de esta obra, cuya traducción firma aquíMiguel Temprano García, da cuenta en esta edición los angeles introducción de Jeremy Lewis, miembro de los angeles Royal Society of Literature.

Reseña:
«Una delicia.»
José María Guelbenzu, Babelia

Show description

Read Online or Download La expedición de Humphrey Clinker (Penguin Clásicos) PDF

Similar Literary Classics books

Big Sur

"Each booklet by way of Jack Kerouac is exclusive, a telepathic diamond. With prose set in the midst of his brain, he unearths attention itself in all its syntatic elaboration, detailing the luminous vacancy of his personal paranoiac confusion. Such wealthy traditional writing is nonpareil in later part XX century, a synthesis of Proust, Céline, Thomas Wolfe, Hemingway, Genet, Thelonius Monk, Basho, Charlie Parker, and Kerouac's personal athletic sacred perception.

The Princess Casamassima (Classics S)

Henry James conceived the nature of Hyacinth Robinson—his 'little presumptuous adventurer together with his mix of intrinsic fineness and fortuitous adversity'—while jogging the streets of London. pointed out in poverty, Hyacinth has however built aesthetic tastes that heighten his know-how of the sordid distress round him.

He Knew He Was Right (Penguin Classics)

The crucial topic of the unconventional is the sexual jealousy of Louis Trevelyan who unjustly accuses his spouse Emily of a liaison with a chum of her father's. As his suspicion deepens into insanity, Trollope supplies us a profound mental learn during which Louis' obsessive delirium is analogous to the tormented determine of Othello, tragically unsuitable by means of self-deception.

Villette (Penguin Classics)

"I am merely simply lower back to a feeling of actual ask yourself approximately me, for i've been reading Villette. .. " —George EliotWith neither neighbors nor relatives, Lucy Snowe units sail from England to discover employment in a ladies’ boarding university within the small city of Villette. There she struggles to keep her self-possession within the face of unruly scholars, an at the start suspicious headmaster, and her personal advanced emotions, first for the school’s English medical professional after which for the dictatorial professor, Paul Emmanuel.

Extra info for La expedición de Humphrey Clinker (Penguin Clásicos)

Show sample text content

Bramble Para l. a. señorita LAETITIA WILLIS, en Gloucester Mi querida Letty: El veintiséis del mes pasado te escribí una larga carta donde te contaba con detalle nuestras andanzas por bathtub y ahora espero con impaciencia tu respuesta. Pero, ya que tengo oportunidad de recurrir a un mensajero, aprovecho para enviarte dos docenas de anillos de bathtub, quédate con los seis mejores y reparte los otros entre nuestras amigas comunes según te parezca oportuno. No sé si te gustarán sus divisas, algunas no son del todo de mi agrado, pero tuve que cogerlos tal como los habían fabricado. Me impacienta que ninguna de las dos hayamos vuelto a tener noticias de cierta character. �No puedo creer que se trate de un olvido voluntario! �Oh, mi querida Willis! Empiezo a verme acosada por extraños pensamientos y algunas dudas melancólicas, que, no obstante, sería egoísta albergar antes de hacer más averiguaciones. Mi tío, que me ha regalado un precioso broche de granates, ha propuesto que hagamos una excursión a Londres, lo que, como imaginarás, será muy agradable, aunque me gusta tanto tub que espero que no quiera que nos marchemos antes de que termine l. a. temporada; sin embargo, dicho sea entre amigas, ha ocurrido algo con mi tía que probablemente contribuya a acortar nuestra estancia en este lugar. Ayer por los angeles mañana, fue sola a desayunar a uno de los salones; y, al cabo de media hora, regresó muy agitada con Chowder. Creo que ese desdichado animal, que es l. a. causa de todas sus preocupaciones, debe de haber sufrido algún accidente. �Querida Letty! , qué lástima que una mujer de sus años y su discreción deposite todo su afecto en un animal tan feo y desapacible, que muerde y gruñe a todo el mundo. Pregunté a John Thomas, el lacayo que l. a. acompañó, qué le había sucedido y él se restrictó a sonreír. Mandaron llamar a un famoso médico de perros que se comprometió a curar al paciente, siempre que pudiera llevárselo a su propia casa, pero su dueña no quiso separarse de él. Ordenó al cocinero que calentara unos trapos que le aplicó en los angeles barriga con sus propias manos. Decidió no ir al baile por l. a. tarde, y, cuando sir Ulic pasó a tomar el té, se negó a recibirle, por lo que el pobre tuvo que buscarse otra pareja. Mi hermano Jery no hace más que silbar y bailar. Mi tío se encoge de hombros y a veces estalla en carcajadas. Mi tía solloza y refunfuña, y su criada, Win Jenkins, l. a. mira atónita con una estúpida expresión de curiosidad. Yo tengo tanta como ella, pero me da vergüenza preguntarle. Sin duda el tiempo terminará por esclarecer el misterio, pues, si se trata de algo que ocurrió en los salones, no será posible ocultarlo mucho tiempo. Lo único que sé es que anoche, en los angeles cena, los angeles señorita Bramble habló de sir Ulic Mackilligut con mucho desprecio y preguntó a su hermano si pensaba hacernos pasar todo el verano sudando en bathtub. —No, mi querida hermana Tabitha —respondió él con una enorme sonrisa—, nos iremos antes de que llegue los angeles canícula, aunque no me cabe duda de que, con un poco de templanza y discreción, podríamos estar frescos todo el año, incluso en tub.

Rated 4.70 of 5 – based on 41 votes