Skip to content

Download E-books La Guerra No Tiene Rostro de Mujer / War's Unwomanly Face PDF

PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2015

«Soy historiadora de almas [...]. Por un lado, estudio a l. a. character concreta que ha vivido en una época concreta y ha participado en unos acontecimientos concretos; por otro lado, quiero discernir en esa character al ser humano eterno. los angeles vibración de eternidad. Lo que en él hay de inmutable.»
Svetlana Alexiévich

Casi un millón de mujeres combatió en las filas del Ejército Rojo durante los angeles segunda guerra mundial, pero su historia nunca ha sido contada. Este libro reúne los recuerdos de cientos de ellas, mujeres que fueron francotiradoras, condujeron tanques o trabajaron en hospitales de campaña. Su historia no es una historia de los angeles guerra, ni de los combates, es los angeles historia de hombres y mujeres en guerra.

¿Qué les ocurrió? ¿Cómo les transformó? ¿De qué tenían miedo? ¿Cómo period aprender a matar? Estas mujeres, l. a. mayoría porprimera vez en sus vidas, cuentan l. a. parte no heroica de l. a. guerra, a menudo ausente de los relatos de los veteranos. Hablan de l. a. suciedad y del frío, del hambre y de los angeles violencia sexual, de los angeles angustia y de los angeles sombra omnipresente de l. a. muerte. Alexiévich deja que sus voces resuenen en este libro estremecedor, que pudo reescribir en 2002 para introducir los fragmentos tachados por l. a. censura y fabric que no se había atrevido a usar en l. a. primera versión.

«[...] por su escritura polifónica, que es un monumento al valor y al sufrimiento en nuestro tiempo.»

Jurado de l. a. Academia Sueca al otorgar a los angeles autora el Premio Nobel de Literatura 2015.

Reseña:
«Gracias a Alexiévich, l. a. historia de un millón de mujeres que participaron en el ejército soviético o como partisanas contra los alemanes es algo menos desconocida.»
Felipe Sahagún, El Cultural de El Mundo

«De l. a. lectura de los libros de Alexiévich (Stanislaviv, 1948) no es posible salir indemne.»
Gabriel Albiac, ABC Cultural

ENGLISH DESCRIPTION

This booklet is a confession, a rfile and a checklist of people's reminiscence. greater than two hundred ladies converse in it, describing how younger women, who dreamed of changing into brides, turned squaddies in 1941. greater than 500,000 Soviet girls participated on a par with males within the moment international conflict, the main negative battle of the twentieth century. girls not just rescued and bandaged the wounded but additionally fires a sniper's rifle, blew up bridges, went reconnoitering and killed... They killed the enemy who, with unparalleled cruelty, had attacked their land, their houses and their young ones. Soviet author of Bychorussia, Svetlana Alexiyevich spent 4 years engaged on the publication, vacationing over a hundred towns and cities, settlements and villages and recording the tales and recollections of ladies conflict veterans. The soviet press referred to as the book"a shiny reporting of occasions gone, which affected the future of the kingdom as a whole." crucial factor in regards to the e-book isn't really rather a lot the front-line episodes as women's heart-rending studies within the battle. via their testimony the previous makes an impassioned attract the current, denouncing yesterday's and state-of-the-art fascism...

Show description

Read Online or Download La Guerra No Tiene Rostro de Mujer / War's Unwomanly Face PDF

Best Literature books

The English Girl

Daniel Silva provides one other miraculous mystery starring Gabriel Allon, The English lady. whilst a stunning younger British lady vanishes at the island of Corsica, a chief minister’s profession is threatened with destruction. Allon, the wayward son of Israeli intelligence, is thrust right into a online game of shadows the place not anything is what it kind of feels.

The Tower: A Novel (Ruin Trilogy)

Within the Tower, the exciting end to Simon Toyne’s bestselling Sanctus trilogy, an ominous countdown has started that a few think may be the first signal of an forthcoming international catastrophe. Toyne’s newest mystery opens on the NASA keep watch over middle in Maryland the place the center’s director has long gone lacking and all that may be stumbled on is a strange message on his visual display unit.

Welcome to Braggsville: A Novel

LONGLISTED FOR THE 2015 nationwide publication AWARDNAMED the most effective BOOKS OF 2015 through THE WASHINGTON POST, TIME, MEN’S magazine, CHICAGO TRIBUNE, KANSAS urban superstar, BROOKLYN journal, NPR, HUFFINGTON publish, THE day-by-day BEAST, AND BUZZFEEDWINNER OF THE 2015 ERNEST J. GAINES AWARD FOR LITERARY EXCELLENCELONGLISTED FOR THE 2016 ANDREW CARNEGIE MEDAL FOR EXCELLENCE IN FICTIONNATIONAL BESTSELLERFrom the PEN/Faulkner finalist and significantly acclaimed writer of carry It ’Til It Hurts comes a gloomy and socially provocative Southern-fried comedy approximately 4 UC Berkeley scholars who level a dramatic protest in the course of a Civil warfare reenactment—a fierce, humorous, tragic paintings from a daring new author.

The Satyricon and The Apocolocyntosis of the Divine Claudius (Penguin Classics)

Might be the strangest—and so much strikingly modern—work to outlive from the traditional international, The Satyricon relates the hilarious mock epic adventures of the impotent Encolpius, and his fight to regain virility. the following Petronius brilliantly brings to lifestyles the courtesans, legacy-hunters, pompous professors and dissolute priestesses of the age - and, particularly, Trimalchio, the archetypal self-made millionaire whose pretentious vulgarity on an insanely grand scale makes him one of many nice comedian characters in literature.

Additional resources for La Guerra No Tiene Rostro de Mujer / War's Unwomanly Face

Show sample text content

María Nikoláevna Schiólokova, sargento, jefa de los angeles escuadra de transmisiones �Yo no dejé de sonreír durante toda los angeles guerra... Consideraba que debía sonreír todo lo que podía y más, una mujer tiene que iluminar. Antes de que partiéramos al frente, nuestro viejo profesor nos instruía: “A cada herido le tenéis que decir que le amáis. Vuestro fármaco más potente es el amor. El amor protege, aporta las fuerzas necesarias para sobrevivir”. Los heridos sentían tanto dolor que lloraban, nosotras les decíamos: “Cariño, aguanta... ”. “¿Tú me quieres, hermanita? ” (A todas nosotras, a las más jóvenes, nos llamaban hermanitas. ) “Claro que te quiero. Recupérate pronto. ” Ellos podían enfadarse, escupir tacos, nosotras nunca. Por una palabra grosera nos castigaban, hasta nos metían en l. a. celda de arresto. �Era difícil... Claro que lo era... Por ejemplo, subir al vehículo vistiendo falda cuando alrededor había un montón de hombres. Los camiones eran altos, eran unos camiones especiales, sanitarios. �Prueba tú a subir! Pruébalo... » Vera Vladímirovna Sheváldisheva, teniente mayor, cirujana �Subimos a los vagones... period un tren de mercancías... Éramos doce chicas; los demás, todos hombres. El tren recorría unos diez o quince kilómetros y se paraba. Hacía otros diez kilómetros y otra vez se estacionaba en los angeles vía muerta. No teníamos ni agua, ni lavabo. �Lo entiende? �En las paradas, los hombres hacían una hoguera y zarandeaban l. a. ropa frente a las llamas, se limpiaban de los parásitos, se secaban. �Y nosotras qué? Nos escondíamos detrás de cualquier sitio y allí nos quitábamos l. a. ropa. Yo llevaba un jersey de punto, había un piojo en cada milímetro, en cada punto. Verlos me producía náuseas. Hay parásitos de todo tipo, piojos de los angeles cabeza, piojos púbicos, piojos del cuerpo... Yo los tenía todos... Pero junto a los hombres no podía... freír mis piojos ante todo el mundo. period vergonzoso. Tiré el jersey, me quedé solo con el vestido. En una estación, una mujer desconocida me dio una chaqueta y unos zapatos viejos. �El viaje period largo, después caminamos durante mucho tiempo. Hacía un frío que pelaba. Yo mientras andaba no soltaba el espejito, comprobaba si me había congelado. Por los angeles noche vi que se me habían congelado las mejillas... Qué tonta era... Había oído que los angeles piel congelada se vuelve blanca. Yo siempre tenía las mejillas rojas, muy rojas. Pensé que no estaría mal tenerlas siempre congeladas. Al día siguiente, los angeles piel se me puso negra... » Nadezhda Vasílievna Alekséieva, soldado, telegrafista �En nuestra unidad había muchas chicas guapas... Fuimos a los baños, había una peluquería allí mismo. Todas nos teñimos las cejas. El comandante nos echó un buen rapapolvo: “¿Habéis venido a luchar o a ir a un baile? ”. Por l. a. noche lloramos, frotamos, nos intentamos quitar el tinte. Al día siguiente, el comandante nos iba repitiendo a cada una: “No necesito damiselas, necesito soldados. En una guerra, las damiselas no sobreviven”. period un comandante muy severo. Antes de l. a. guerra period maestro de matemáticas... » Anastasia Petrovna Shéleg, cabo mayor, operadora de globos aerostáticos de barrera —Tengo l. a. sensación de haber vivido dos vidas: una de hombre y otra de mujer...

Rated 4.75 of 5 – based on 48 votes