Skip to content

Download E-books La no-excomunión de Jacques Lacan: cuando el psicoanálisis perdió a Spinoza PDF

By José Attal

Freud se mantuvo discreto respecto de los angeles importancia que para él tenía Spinoza. En contraste, es conocida los angeles inclinación de Jacques Lacan por él. En 1964, Lacan es expulsado de l. a. Asociación Internacional de psicoanálisis. En el vacío que entonces se presenta, Althusser toma a su shipment a Lacan y lo convierte, a l. a. manera de un Maquiavelo, en un Príncipe del que será consejero. Es, pues, un Lacan bajo influencia el que halla refugio en los angeles École Normale Supérieure para dictar su seminario, y el que declara, en l. a. primera sesión, que acaba de sufrir una excomunión, los angeles misma que soportó Spinoza, un Kherem en su grado máximo.

Hacia el ultimate de su "cogitación spinoziana", Lacan recusará l. a. posición de Spinoza en lo que respecta al sacrificio y al Amor intellectualis dei por considerarla insostenible para el psicoanalista. El psicoanalista no puede ser excomulgado. Con el mayor de los respetos Lacan despide a Spinoza, que tan valuable había sido para él. Ese gesto dista hoy de ser reconocido por numerosos psicoanalistas, cuya afiliación a su grupo descansa a menudo sobre una identificación con un Lacan excomulgado, apto para unificar lo que ellos llaman "el pueblo psicoanalítico".

Show description

Read Online or Download La no-excomunión de Jacques Lacan: cuando el psicoanálisis perdió a Spinoza PDF

Similar Philosophy books

Theatetus (Penguin Classics)

Set instantly sooner than the trial and execution of Socrates in 399 BC, Theaetetus indicates the good thinker contemplating the character of data itself, in a debate with the geometrician Theodorus and his younger follower Theaetetus. Their discussion covers many questions, corresponding to: is wisdom in simple terms subjective, composed of the ever-changing circulation of impressions we obtain from the surface global?

In Defense of Sentimentality (Passionate Life)

Philosophy has as a lot to do with emotions because it does with strategies and pondering. Philosophy, as a result, calls for not just emotional sensitivity yet an realizing of the sentiments, no longer as curious yet marginal mental phenomena yet because the very substance of lifestyles. during this, the second one e-book in a chain dedicated to his paintings at the feelings, Robert Solomon offers a protection of the feelings and of sentimentality opposed to the history of what he perceives as a protracted heritage of abuse in philosophy and social inspiration and paintings and literary feedback.

From Empedocles to Wittgenstein: Historical Essays in Philosophy

From Empedocles to Wittgenstein is a set of fifteen historic essays in philosophy, written through Sir Anthony Kenny within the early years of the twenty first century. frequently they're occupied with 4 of the good philosophers whom he so much esteems, specifically Plato, Aristotle, Aquinas, and Wittgenstein.

The Philosopher's Plant: An Intellectual Herbarium

Regardless of their conceptual hypersensitivity to vegetal existence, philosophers have used germination, development, blossoming, fruition, replica, and rot as illustrations of summary thoughts; pointed out vegetation in passing because the average backdrops for dialogues, letters, and different compositions; spun tricky allegories out of flora, timber, or even grass; and steered acceptable medicinal, nutritional, and aesthetic methods to choose species of crops.

Extra info for La no-excomunión de Jacques Lacan: cuando el psicoanálisis perdió a Spinoza

Show sample text content

Aunque nada de esto es falso, cabría señalar que, dado que Freud y Jung tenían un gran conocimiento bíblico, es possible que no haya escapado a ninguno el hecho de que el advenimiento de Josué sólo podía tener lugar al precio de los angeles muerte de 225 Ibid. , pp. 310-311. [P. 607. ] 118 I. P. A. , FALTA DE ESCUELA Moisés, y que este último no consentiría fácilmente a su muerte como castigo –lo que suponía, por otra parte, no ver jamás l. a. tierra prometida. Además, los angeles nominación de Josué (el hombre que detuvo el curso del sol para ganar l. a. batalla) hizo surgir en Moisés un sentimiento de odio para con él. ¿Cómo, a partir de allí –conociendo los angeles inclinación de Jung por lo religioso– no entrever los efectos devastadores de una nominación como los angeles de “Josué”? ¿Cómo no entrever que su encuentro se produjo, in tremendous, sobre una proposición religiosa? ¿Cómo sorprenderse de que Jung haya recibido inmediatamente el psicoanálisis como una nueva religión? Freud cube haberse dado cuenta de ello tardíamente: Usted sin duda escuchó decir que Jung en los Estados Unidos explicó que el psicoanálisis no period una ciencia, sino una religión; eso aclararía efectivamente toda l. a. diferencia. El espíritu judío lamenta no poder seguir. Un poco de ironía no vendría mal. 226 “No debe tomarme por el fundador de una religión”, le escribirá en otro momento. Podría decirse que el espanto con el que Freud rechaza este tipo de posibilidad es como el del emisor que recibe del receptor su propio mensaje en forma invertida, pues Freud conocía de antemano las posiciones de Jung, y este no las modifyó jamás. los angeles IPA los angeles IPA, pues, vio los angeles luz en el momento en que a Freud se le currentó Jung tal como lo describimos más arriba. Pero, ¿qué IPA? En Contribución a l. a. historia del movimiento psicoanalítico, 226 Freud/Ferenczi, Correspondance 1908-1914. Op. cit. , p. 520. 119 LA NO-EXCOMUNIÓN DE JACQUES LACAN - CUANDO EL PSICOANÁLISIS PERDIÓ A SPINOZA “la bomba”,227 Freud recuerda que había concebido el proyecto de organizar el movimiento psicoanalítico porque Creía necesario dar al núcleo analítico l. a. forma de una asociación oficial para evitar los abusos que sabía habrían de cometerse a l. a. sombra del psicoanálisis en cuanto este adquiriese popularidad. Debía existir entonces una organización revestida de autoridad suficiente para delimitar el campo de nuestra disciplina y declarar ajenos a ella stories abusos. 228 l. a. primera observación que puede hacerse es que, para Freud, claramente no se trataba ni de organizar los angeles profesión ni de l. a. protección de los psicoanalistas, sino ante todo de los angeles defensa del psicoanálisis. Y le pide a Ferenczi que se encargue de ello. Este se muestra entusiasta en su respuesta a Freud (carta del five de febrero de 1910), y capta inmediatamente lo que está en juego: Querido señor profesor […] piense solamente lo que significaría que pudiéramos decir los angeles verdad a todo el mundo, al padre, al profesor (sic), al vecino e incluso al rey. 229 Así como sus perspectivas: No creo que l. a. concepción psicoanalítica del mundo conduzca al igualitarismo democrático.

Rated 4.57 of 5 – based on 41 votes