Skip to content

Download E-books La Tierra de Ana PDF

By Jostein Gaarder

El 12 de diciembre de 2012, por su cumpleaños, l. a. joven Ana recibe como regalo un antiguo anillo established con un rubí. Piensa en las personas que vivieron en los angeles Tierra antes que ella, y sabe que mucho de lo que sueña o imagina le llega desde otra realidad, tal vez desde otra época. Un día sueña que está con su propia bisnieta Nova, que vive en el año 2082, cuando l. a. Tierra ha perdido ya gran parte de su riqueza: el mar ha subido de nivel, se han destruido grandes ecosistemas y han desaparecido miles de especies de plantas y animales. Alarmada, Ana, después de haber tenido este sueño visionario, intentará junto con su amigo Jonás advertir del peligro para prevenir los angeles catástrofe, buscando soluciones a los angeles enorme emisión de fuel CO2, el desproporcionado abuso que hacemos del petróleo, l. a. deforestación, and so on. Ana cuenta con muy poco tiempo. Pero quizá ese anillo de cumpleaños tenga más importancia de lo que parece...

Show description

Read or Download La Tierra de Ana PDF

Best Philosophy books

Theatetus (Penguin Classics)

Set instantly sooner than the trial and execution of Socrates in 399 BC, Theaetetus indicates the good thinker contemplating the character of data itself, in a debate with the geometrician Theodorus and his younger follower Theaetetus. Their discussion covers many questions, reminiscent of: is wisdom in simple terms subjective, composed of the ever-changing move of impressions we obtain from the surface global?

In Defense of Sentimentality (Passionate Life)

Philosophy has as a lot to do with emotions because it does with innovations and pondering. Philosophy, as a result, calls for not just emotional sensitivity yet an knowing of the feelings, now not as curious yet marginal mental phenomena yet because the very substance of existence. during this, the second one ebook in a chain dedicated to his paintings at the feelings, Robert Solomon provides a safeguard of the sentiments and of sentimentality opposed to the historical past of what he perceives as an extended background of abuse in philosophy and social concept and paintings and literary feedback.

From Empedocles to Wittgenstein: Historical Essays in Philosophy

From Empedocles to Wittgenstein is a set of fifteen ancient essays in philosophy, written by means of Sir Anthony Kenny within the early years of the twenty first century. ordinarily they're keen on 4 of the nice philosophers whom he so much esteems, specifically Plato, Aristotle, Aquinas, and Wittgenstein.

The Philosopher's Plant: An Intellectual Herbarium

Regardless of their conceptual allergic reaction to vegetal lifestyles, philosophers have used germination, progress, blossoming, fruition, replica, and rot as illustrations of summary innovations; pointed out crops in passing because the average backdrops for dialogues, letters, and different compositions; spun tricky allegories out of plants, bushes, or even grass; and steered applicable medicinal, nutritional, and aesthetic ways to pick species of crops.

Additional resources for La Tierra de Ana

Show sample text content

Estás pirada. –Pero fuiste tú quien me dio los angeles suggestion. –¿Quién...? ¿Yo? –Escribiste sobre ello en los angeles conferencia de clase. Escribiste que crearías un fondo específico para todas las especies de pulgones amenazadas. Y he estado pensando en cuántas especies podrían ser. –Se me había olvidado por completo... Bueno, ahora creo que habría que dormir un poco. –No seas tan aburrido, Jonás. Cuando me enviaste el mensaje yo ya llevaba durmiendo un segundo, y ahora me siento muy despierta. –Tras un día como este, seguro que volverás a dormirte. Además, mañana te despertarán muy temprano. ¿No crees que tu padre te subirá bollos y refrescos a los angeles cama? –Sándwiches y té, Jonás. Ya soy demasiado mayor para bollos y refrescos. –¡Entonces buenas noches! –¿Sabes lo que haré si no puedo dormirme? –¿Contar ovejitas? –No, pero no andas muy desencaminado. Voy a contar pulgones. Cerraré los ojos y contaré pulgones de esos hiperactivos de colour rojo. Y mañana te contaré cuántos he contado antes de quedarme grogui. –Quizá yo haga lo mismo. Y mañana veremos quién tardó más en dormirse. Buenas noches, Ana. ¡Nos vemos mañana! –Buenas noches. El pueblo Es de noche y está oscuro, como boca de lobo. Ella está sentada en el suelo junto a dos hombres de su edad a las afueras de un pueblo. A l. a. luz de una lámpara de fuel ve que todos llevan armas automáticas. l. a. lámpara de fuel cuelga del caballete de un ruinoso cobertizo. Apoyados en l. a. pared hay dos sacos de maíz, y en ellos pone: international nutrition Programme. En los alrededores se oye el cricrí de los grillos y desde el pueblo llegan voces de unas mujeres charlando y riéndose, una cabra que bala y de repente también un niño que llora. El llanto se corta enseguida, lo que le hace pensar que l. a. madre se lo ha puesto al pecho. No tiene miedo. Pero sabe dónde está y quién es, que es Ester, y que los angeles vida los angeles ha convertido en rehén en un lugar desierto en los angeles zona fronteriza entre Somalia y Kenia. Unos murciélagos vuelan delante de l. a. lámpara de fuel. Mira a sus secuestradores. Ellos asienten con l. a. cabeza, ella coge unos dados del suelo de tierra marrón y tira. Los dados ruedan, y los cinco se quedan con los seis puntos hacia arriba. Ella sonríe, incómoda por haber sacado tantos seises. También esbozan sonrisas los hombres de las armas automáticas. –You are a winner! –exclama uno de ellos en inglés. Con un matiz más oscuro en los angeles voz, otro añade: –La gente blanca del norte siempre gana. Al lado hay una botella de limonada y cuatro vasos. Uno de los hombres los llena. Ella levanta l. a. cabeza. No hay luna, pero el cielo ofrece l. a. lluvia de estrellas más generosa que ella ha visto jamás. Es increíble, piensa, que pueda haber tanta guerra y tanta enemistad bajo esta vista del universo. Siente vergüenza ajena. El intenso canto de los grillos y los sonidos dispersos del pueblo se interrumpen de repente por ruidos de tiros y órdenes airadas en una lengua que ella no entiende. A uno de los secuestradores le da tiempo a disparar una bala de su arma automática, pero al instante todos se lanzan al suelo pidiendo clemencia.

Rated 4.37 of 5 – based on 34 votes