Skip to content

Download E-books Libros de caballerías castellanos: Una antología (Penguin Clásicos) PDF

Los mejores libros jamás escritos. «¡Quiera Dios, mi verdadero amigo, que yo vea aquel día que tan bueno habéis de ser, e ansimesmo vea las vuestras caballerías, que tan grandes han de ser!»

Los Siglos de Oro representan en España los angeles época cumbre de las letras, impulsada por el apoyo oficial a los angeles instalación de imprentas y el creciente poderío económico del Imperio español. En ese marco, los libros de caballerías se popularizan hasta convertirse en el máximo exponente de los angeles literatura de entretenimiento, donde se difunden los valores morales de los angeles época hilvanados con elementos humorísticos.

Este volumen presenta una antología de los más significativos libros de caballerías, desde el Amadís de Gaula o las Sergas de Esplandián de Garci Rodríguez de Montalvano hasta el Florisando de Páez de Ribera, que, gracias a l. a. cuidada edición de Carlos Alvar y José Manuel LucíaMegías, permite el abordaje completo y sistemático de una época determinante en las letras hispánicas.

Show description

Read or Download Libros de caballerías castellanos: Una antología (Penguin Clásicos) PDF

Similar Literary Classics books

Big Sur

"Each e-book by means of Jack Kerouac is exclusive, a telepathic diamond. With prose set in the course of his brain, he unearths recognition itself in all its syntatic elaboration, detailing the luminous vacancy of his personal paranoiac confusion. Such wealthy average writing is nonpareil in later part XX century, a synthesis of Proust, Céline, Thomas Wolfe, Hemingway, Genet, Thelonius Monk, Basho, Charlie Parker, and Kerouac's personal athletic sacred perception.

The Princess Casamassima (Classics S)

Henry James conceived the nature of Hyacinth Robinson—his 'little presumptuous adventurer along with his mix of intrinsic fineness and fortuitous adversity'—while jogging the streets of London. cited in poverty, Hyacinth has however built aesthetic tastes that heighten his expertise of the sordid distress round him.

He Knew He Was Right (Penguin Classics)

The important subject of the radical is the sexual jealousy of Louis Trevelyan who unjustly accuses his spouse Emily of a liaison with a chum of her father's. As his suspicion deepens into insanity, Trollope supplies us a profound mental research during which Louis' obsessive delirium is similar to the tormented determine of Othello, tragically unsuitable via self-deception.

Villette (Penguin Classics)

"I am merely simply again to a feeling of genuine ask yourself approximately me, for i've been reading Villette. .. " —George EliotWith neither neighbors nor relatives, Lucy Snowe units sail from England to discover employment in a ladies’ boarding university within the small city of Villette. There she struggles to hold her self-possession within the face of unruly scholars, an at the start suspicious headmaster, and her personal advanced emotions, first for the school’s English health care professional after which for the dictatorial professor, Paul Emmanuel.

Extra resources for Libros de caballerías castellanos: Una antología (Penguin Clásicos)

Show sample text content

No hay, señora mía, quién pueda resistir al fuego llegando a cualquier cosa aparejada para lo recebir naturalmente. E cuanto es mayor el fuego tanto más presto hace su typical, pues qué menos puede l. a. vuestra merced resistir los angeles fuerza de l. a. average hermosura de Daraida con l. a. naturaleza que sobre todas las doncellas puede tener, con aparejo del fuego del merciless amor, que es de más encendidas llamas, según dan testimonio de tal fuego tantas e tan excelentes dueñas e doncellas, emperatrices e reinas y grandes señoras que a él han sido sacrificadas. —Lardenia, —dijo Diana—, bien puede ser que en ese fuego sea mi ánima sacrificada, mas yo te prometo que los angeles honestidad quede reservada de tal sacrificio. —No’s argüiré yo eso, —dijo Lardenia—, ni digo que lo dejéis de hacer; mas niego’s, mi señora, e no quiero consentir que dejéis de querer menos a Agesilao como caballero, siendo tal príncipe, y queriendo’s como os quiere, que le queríades antes como a doncella; porque otra cosa no se sufre entre vós y mí que me digáis, salvo si por encarecer y subir vuestra honestidad queréis abajar mi saber, lo cual no quiero consentir a los angeles vuestra merced. —Ora, mi Lardenia, —dijo Diana, abrazándola y riéndose—, que más quiero a Agesilao que a Daraida, mas así lo quiero que no quiero que lo sepa, ni quiero que quieras tú dárselo a entender. E así mismo quiero que sepas tú cuánto te amo, pues en tu secreto dejo tal prenda del secreto de mi corazón, que yo te digo que no me hace ventaja Agesilao en amarme; y antes se los angeles hago, porque con encubrir y resistir en mí lo que siento se acrecienta en mí el dolor, que en él se templa con l. a. gloria de descobrirlo. Así que esta prenda te doy de mi secreto, y por razón de te lo descubrir dejo tal prenda sobre el tuyo para que no sea descubierto. Lardenia le dijo: —Mi señora, dadme las vuestras hermosas manos por tan gran merced; y de l. a. misma razón de los angeles merced, sale los angeles que yo tengo en l. a. obligación de encubrir el secreto que me habéis dado de vuestro corazón. Y no habéis hecho poco para algún alivio de los fuegos de amor, los cuales con comunicarlos conmigo podrán poneros templanza para más los resistir. E atajó sus razones, que vinieron a decir a Diana que las doncellas de l. a. reina traían el pellejo de los angeles bestia Cabalión para que lo viese. Y ella salió, que ya lo tenían en el jardín, y demasiadamente fue ella y todas de verlo espantadas, y los loores que de Daraida se decían acrecentaban gran gloria a Diana en ser amada de tal caballero. Y después que gran pieza lo hubieron mirado, ella mandó que lo llevasen y en lo alto de los angeles Torre de Febo se colgase. (Feliciano de Silva, Florisel de Niquea, III [1546], cap. 79). IV. three. SOBRE LAS PRUEBAS QUE SUPERAN LOS CABALLEROS DEMOSTRANDO SER LOS MEJORES AMADORES � forty three. DE CÓMO AMADÍS DE GAULA SUPERA los angeles AVENTURA DEL ARCODELOS LEALES AMADORES, Y DE CÓMO SE CONVIERTE EN SEÑOR DE los angeles ÍNSULA FIRME Pues algunos días con gran deseo caminando, l. a. Fortuna, porque así le plugo, [264] con mayor tardanza qu’él quisiera ni pensaba lo quiso estorbar, como agora oiréis, que hallando en el camino una ermita, y entrando en ella a facer oración, vieron una doncella hermosa y otras dos doncellas y cuatro escuderos que l. a. guardaban, l. a. cual ya de l. a. ermita saliera, y a ellos esperando en el camino, cuando a ella llegaron, les preguntó adónde period su camino; Amadís le dijo: —Doncella, a casa del rey Lisuarte imos, [265] y si allá vos position ir, acompañaros hemos.

Rated 4.02 of 5 – based on 22 votes